Las fantasías sexuales son pensamientos e imágenes sobre temas sexuales que nos llevan a sentir sensaciones corporales placenteras.

Haciendo una vaga revisión de mis fantasías sexuales, decidí resumirlas en 3 grupos diferentes, cada uno clasificado por un parentesco entre todas las que las conforman: Lugar, persona y fetiche.

Lugar.

Imagino estar con un chico en alguna parte muy alta de Bogotá, tener sexo con él y observar la ciudad mientras lo hago. He pensado en la terraza de la Torre Colpatria y el mirador de la calera. Imagino la escena muy burda, esperando que el chico me penetre con fuerza y algo brusco, tanto que me haga gritarle a la ciudad y disfrutar del momento, quiero ir con un chico de pene grueso, muy grueso, porque quiero sentir algo de dolor, quiero sexo salvaje en las alturas de mi ciudad.

Otra fantasía que concierna un lugar es tener sexo en un ascensor con espejos y ojala también en el techo. Imagino la típica escena en la que el chico detiene el ascensor con un botón rojo y arrincona a la chica en una esquina para besarla, tocarla y subirle la falda, cogerla de las piernas apoyarlas en su cadera y penetrarla suave pero rápido, haciendo que ella, en este caso yo, respira con fuerza y cierre los ojos para dedicarme a sentir que tan rico mueve su pene dentro de mí, también imagino poses como en cuatro y dejando una de mis piernas apoyadas en el piso mientras él sostiene la otra y me penetra sutilmente; para este tipo de fantasía se me hace perfecto un pene no tan grueso, pero algo largo, para que las posees que deseo hacer no sean complicadas y pueda disfrutar de ellas sin esperar que su pene se salga de mi vagina con facilidad.

Persona.

Mono, ojos claros, blanco, tatuado, algo chirri pero con estilo. Quien me conoce sabe que amo este tipo de chico, es el tipo de chico que morboseo constantemente en la calle, les imagino los ojos claros encima de mi rostro mientras me dan tan duro como puedan, amo este tipo de chico porque suelen tener el rostro con facciones féminas y se ven tiernos, por lo que siento que en la cama los corrompo y los hago desearme y hacerme cosas que jamás han hecho, me excitan los tatuajes, me encanta verlos mientras les hago orales, me gustan más los blancos, porque los tatuajes en morenos se ven más oscuros, los imagino dándome en cuanta pose ellos sepan y me imagino cumpliéndole cada uno de sus deseos en la cama.

Una chica tetona, me encantaría tener sexo con una chica con senos grandes, para deleitar mi lengua con sus pezones, cogerlos con fuerza y hacer que rosen todo mi cuerpo, quiero meter mi cabeza en ellos y pasarles mi lengua cuantas veces pueda, quiero masturbarla mientras juego con sus pezones en mis dedos, quiero hacer que se mueva mucho para que sus senos salten, quiero hacerla gritar, para que me excite mucho mas a mí y tener un orgasmo seguro.

Fetiche.

Una fantasía con algo un poco fetichista es tener sexo con un chico y excitarlo tanto que se deja hacer lo que le pida; pienso amarrarle las manos a la cama y ponerlo en cuatro, besarle el ano mientras lo masturbo y penetrar uno de mis consoladores por su cola, esperando que grite e intente patearme, me maldiga mientras lo hago y mover mi consolador tanto que llegue el punto que lo empiece a disfrutar y empiece a gemir y pedirme que le de más duro y más profundo con mi consolador, dicha escena seria hermosa de contemplar y me excitaría tanto, que básicamente tendría sexo toda mi vida con el hombre que me permitiera hacerle eso. Sé que es algo tosco pero me encantaría experimentar la sensación de violar a un chico que me guste y que después el lo disfrute.

Share.

About Author

No hay comentarios

  1. Camilo Puerta on

    Hola Lincy. Hace un par de meses conocí tus relatos, y debo decirte, el porno ha perdido su significado, tus palabras me aceleran y me excitan mucho más, y no veo nada, solo te imagino. Te felicito, eres una gran escritora, de hecho, quisiera conocerte, tomarnos un café o sencillamente acostarme contigo, como lo he imaginado incontables veces.

Leave A Reply