En mi opinion las experiencias que he vivido hasta el momento de ser llamadas putas, fufas, perras o como nos suelen llamar “PREPAGOS”.

Todas al fin y al cabo vendemos nuestros cuerpos tal vez para satisfacernos sexualmente, para de una u otra forma no sentirnos solas (aunque los hombres no nos crean en ocaciones buscamos cariño y placer) o por simplemente dinero, por lujos, por familia, por deudas, en fin por una infinidad de razones que nos llevan a tomar esta decision, decision por la cual no es para nada fácil.

A veces solemos llamar nuestra profesión como hobby, encuentro o trabajo.

Debemos estar seguras de nosotras mismas, de nuestro cuerpo, y de lo que más tenemos para dar, para si llegar al más excitante y placentero orgasmo (llamado también climax), no demostrar timidez ni miedo a la hora de un encuentro, eso si tener mucho cuidado, ser precavidas, no sabes con que clase de persona te vayas a encontrar, con que fetiches, que gustos, -pero eso es bueno- no te asustes, ya que te puede quedar gustando y de alguna forma vas adquiriendo experiencia en cuanto al tema.

Yo les digo a las niñas que desean ingresar a este mundo de prepagos, deben ser niñas berracas, tener muy claro hacia que punto u objetivo quieren llegar al ser prepago, si quedarse en el oficio o hacerlo por un tiempo mientras consiguen lo necesario, por decirlo así, es decision de cada una de nosotras tanto ingresar al mundo de las prepagos como decidir en que momento es el indicado para retirarnos o si realmente esto es lo que queremos para nuestras vidas, ustedes escogen.

Twitter @valerysexy91 y Whatsapp 3194579321

Share.

About Author

Leave A Reply